Entradas

El círculo

Un papel en blanco, un bolígrafo azul y una mirada inquisitiva. Ella suelta el décimo suspiro de la tarde mientras acerca la mano y coge el bolígrafo. La mujer que se encuentra al otro lado de la mesa sonríe infundiéndole ánimos, ella sabe lo difícil que es todo esto para esta joven que ha acudido a su consulta. Es la tercera sesión desde que se evitó lo inevitable, pero aquí está ella de nuevo, intentándolo por sí misma y por todos los que la quieren.

-Vamos, escríbelo todo como hemos hablado. Un círculo en el centro y todo lo que te preocupa en distintas flechas para poder ver todo con perspectiva- repite la profesional.

La joven nota un nudo en la garganta y un escozor en los ojos al recordar todo lo que pudo haber pasado pero no ocurrió. Coge aire y lo suelta poco a poco, destapa el bolígrafo y comienza a trazar un círculo lentamente, finalizando con su nombre en el centro. La mujer que se percata de lo duro que está siendo para ella, le acerca la caja de pañuelos en el mismo ins…

La pieza que encajó

Imagen
Un vaso de tinto y una cerveza son lo único que adorna la mesa. Se miran mutuamente, conscientes de que hay mucho de lo que hablar. Ella levanta la vista a la espera mientras el sol baña su cara, sabe que lo que le tiene que contar no es fácil. Él la mira, sabiendo que esa bola aunque se haga más pequeña va a seguir ahí, aferrada a su interior para siempre... Quizás sí que tendría que haberla ido a buscar en su momento, pero por cosas del destino allí están sentados uno frente a otro, 6 meses después.  Ella coge el vaso y da un ligero sorbo a su bebida a la vez que lo contempla con una sonrisa, infundiéndole valor. No habían quedado con ese propósito pero se conocen y ella con solo mirarlo ya sabía que algo no iba bien. Aún estando lejos, podía sentir como se encontraba... Existe eso que llaman conexión y ambos son conscientes de su presencia. Él saca el paquete de tabaco y encendiéndose un cigarro, toma aire y comienza a hablar. 
Desde la parte más superficial poco a poco se va aden…

Gafas

Miro a mi alrededor buscándote. No te conozco, no me conoces, pero sé que existes. En algún lugar recóndito del mundo estás conectado a mí mediante un hilo rojo. He pasado por mucho y seguramente tú también; solo espero que cuando nos encontremos aún sigas siendo esa persona que se ríe de los pequeños detalles, que le encanta un mensaje de buenos días y un pequeño detalle porque simplemente me he acordado de ti al pasar por la tienda de la esquina.

Quiero que me mires y seas capaz de ver a través de mis ojos, ver mi alma. Quiero que aún poseas las gafas que te permiten ver más allá de esta sociedad llena de estereotipos. Quiero que seas capaz de apreciar el olor a libro nuevo y sumergirte en esas páginas como si no existiera nada más en este mundo.
Pero sobretodo quiero que seas tú. Que aún creas en la magia, en las buenas personas y brilles con propia luz.

No te apagues... Últimamente te miro y estás apagado... Sé que te han hecho daño, a mí también...

Pero intento seguir adelante. …

Todos somos fuertes, pero a veces necesitamos un abrazo

Imagen
Stay Strong 
Esa es la frase que todo el mundo usa conmigo. Ya sea por lo que hago, por mi esfuerzo y por cómo estoy dispuesta a quedarme hasta las tantas por alguien cuando está mal.
Porque yo soy así, porque si está en mi mano hacer algo lo voy a hacer; todo el mundo tiene derecho a que se le escuche y quizás yo no tenga la solución a lo que te pasa pero al menos intentaré hacer que lo que te ocurre se te haga más llevadero.

Estoy consiguiendo cosas de las cuales me siento muy orgullosa porque esto supone un reto para mí y cada decepción únicamente sirve para hacerme más fuerte y sobretodo aprender.

Últimamente he estado muy centrada en los estudios, hasta el punto de que me he descuidado a mí misma. Lo he dado todo hasta casi quedarme sin nada, y eso pasa factura. Empieza a pasar factura cuando todo te molesta, cuando tu concentración brilla por su ausencia, cuando echas de menos un abrazo de un amigo; pero de un amigo que esos que está ahí de verdad. Porque por mucho que yo esté a…

Dicen que todo pasa por alguna razón

Hay gente que no cree en el destino, otras que nos dejamos guiar por él y otros simplemente que confían en lo que ellos llaman señales.

Quizás no existe, o quizás sí o simplemente necesitamos a lo que aferrarnos cuando las cosas no salen como queremos. Siempre he sido partidaria del todo pasa por alguna razón. Y creo que es cierto.
Llevo varios días dándole vueltas a ciertas cosas y hoy alguien me ha dicho que he cambiado mi forma de escribir y que no escribo para mí, sino para lo que leen los demás. Y quizás en parte es cierto para crearme un escudo de ciertas cosas o puede ser sencillamente que esté cambiando y eso se refleje en algo que me gusta hacer como es escribir.

Puede ser que sea cierto que esté cambiando, que me esté volviendo más independiente y con una mentalidad más abierta. La experiencia Erasmus siempre cambia porque quieras o no te ves sola ante acciones tan cotidianas como ir al banco y el idioma no es un problema, pero sí una dificultad porque siempre habrá cosas q…

Let's talk

Hablemos.
Hablemos de todo aquello que nos da miedo, corte, vergüenza... Hablemos como si las palabras no tuvieran cadenas y se encontraran encerradas en el interior de nuestra alma.

Un buen café, buena compañía y confianza. No se requiere nada más. Y comienzas a hablar. Al principio no sabes muy bien por donde empezar, pero conforme lo vas soltando todo te relajas y comienzas a ir soltando todos tus miedos y sobretodo tus dudas.
Hace un par de días regresé a España por las fiestas. Tuve una comida con su posterior tertulia con más que compañeras, amigas de la universidad. Y todos sabemos lo que ocurre cuando se juntan un grupo de amigas a hablar... Cotilleo por aquí, consejo por allá, un tía ese no te merece seguido de su posterior brindis, el saltarse la dieta por ser un día especial... Pero sin lugar a dudas lo mejor de todo es encontrar apoyo y buscar consejo de todas tus dudas.
Seré sincera, la verdad es que estoy muy a gusto con mi vida pero cuando me preguntan sigo sin tener m…

No te asustes

Imagen
En unos días vuelvo a casa, después de 4 meses fuera en los que ha pasado de todo y en los que quiera o no he madurado.

Está claro que aún hay cosas que duelen y otras a las que aún me da miedo enfrentarme porque, a fin de cuentas, todos tenemos miedo a reencuentros indeseados, situaciones incómodas, encontrarte con tu ex en mitad de la calle, saludar a ese profesor que te hizo suspender y repetir curso pero del cual aprendiste que todo pasa por algo, de esa muchacha de la que antes eras inseparable y ahora la miras y piensas en como el tiempo os separó con la gran diferencia de que ahora esbozas una sonrisa   porque quién sabe si el destino os volverá a unir o era eso lo que tenía que suceder.

Luego están las salidas con los amigos, las batallitas que te has perdido y las que has vivido con ellos desde la distancia, la familia, tus padres, tu pareja , tu perro... No eres consciente de todo lo que dejaste momentáneamente atrás hasta que los días comienzan a estirarse; sin embargo, si…