Todos somos fuertes, pero a veces necesitamos un abrazo

Stay Strong 
Esa es la frase que todo el mundo usa conmigo. Ya sea por lo que hago, por mi esfuerzo y por cómo estoy dispuesta a quedarme hasta las tantas por alguien cuando está mal.
Porque yo soy así, porque si está en mi mano hacer algo lo voy a hacer; todo el mundo tiene derecho a que se le escuche y quizás yo no tenga la solución a lo que te pasa pero al menos intentaré hacer que lo que te ocurre se te haga más llevadero.

Estoy consiguiendo cosas de las cuales me siento muy orgullosa porque esto supone un reto para mí y cada decepción únicamente sirve para hacerme más fuerte y sobretodo aprender.

Últimamente he estado muy centrada en los estudios, hasta el punto de que me he descuidado a mí misma. Lo he dado todo hasta casi quedarme sin nada, y eso pasa factura. Empieza a pasar factura cuando todo te molesta, cuando tu concentración brilla por su ausencia, cuando echas de menos un abrazo de un amigo; pero de un amigo que esos que está ahí de verdad. Porque por mucho que yo esté ahí para todos, a veces también necesito que ellos estén ahí para mi. No soy un robot ni una persona que siempre lo lleve todo con positividad, porque todo ser humano tiene sentimientos y altibajos, la vida no es una escalera en la que solo se pueda subir... a veces también se baja.

Sé que en determinadas ocasiones mis decisiones no se entienden, pero aunque no las entiendas respétame y apoyame. Déjame que me equivoque y si necesito un abrazo dámelo; porque todos somos fuertes, pero a veces necesitamos un abrazo...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Primeros pasos de Erasmus

La pieza que encajó

Fly away