Gafas

Miro a mi alrededor buscándote. No te conozco, no me conoces, pero sé que existes. En algún lugar recóndito del mundo estás conectado a mí mediante un hilo rojo. He pasado por mucho y seguramente tú también; solo espero que cuando nos encontremos aún sigas siendo esa persona que se ríe de los pequeños detalles, que le encanta un mensaje de buenos días y un pequeño detalle porque simplemente me he acordado de ti al pasar por la tienda de la esquina.

Quiero que me mires y seas capaz de ver a través de mis ojos, ver mi alma. Quiero que aún poseas las gafas que te permiten ver más allá de esta sociedad llena de estereotipos. Quiero que seas capaz de apreciar el olor a libro nuevo y sumergirte en esas páginas como si no existiera nada más en este mundo.
Pero sobretodo quiero que seas tú. Que aún creas en la magia, en las buenas personas y brilles con propia luz.

No te apagues... Últimamente te miro y estás apagado... Sé que te han hecho daño, a mí también...

Pero intento seguir adelante. Duele mucho a veces cuando ves que los demás pasan de unos a otros cuando eres consciente de que no se quieren ni la mitad de como deberían. Son personas incompletas que buscan sentirse completas con otras, sin saber que no es necesario nadie para ser completo. Necesitas a alguien que te complemente, que sea tu luz cuando estés en medio de la oscuridad y demasiado agobiado como para brillar por ti mismo. Necesitas un amor con magia, como ese de las películas y los libros; pero que necesite ser cuidado. No una relación de 100% porque un día tu estarás para dar el 20% y me tocará a mí dar el 80% o quizás sea al revés un día o durante una temporada ya que nadie sabe los obstáculos que nos encontraremos durante el camino.
No quiero un amor a medias tintas, quiero darlo todo y que lo des conmigo.

Que las palabras te quiero no sirvan para subirme el ánimo ni para demostrar ante los demás lo mucho que nos queremos. Quiero que esas palabras sean dichas como te quiero por como eres y ante cualquier circunstancia.

No es fácil nadie dijo que lo fuera y mucho menos hoy en día con tantas redes sociales que tan pronto te alejan como te acercan.

¿Sabes una cosa? Quizás sea en dos días, dos meses o dos años, pero nos encontraremos estoy segura. Tú llevarás tus gafas y yo las mías y sencillamente nos veremos brillar el uno al otro. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Primeros pasos de Erasmus

La pieza que encajó

Fly away